La gente que conoces es y será tu principal fuente de conocimiento, éxito, soporte y felicidad. Son el verdadero tesoro de la vida.

Yo digo que mi gran placer es coleccionar gente hermosa. Y tú eres una de ellas. Gracias por tu amistad, confianza y exigencia. Servirte la da sentido a mi vida.

Por lo tanto, hoy quiero compartir contigo tres secretos del networking efectivos que te ayudarán a construir y a capitalizar relaciones vitales: primero tienes que crear tu lista de conexiones vitales. Después tienes que acercarte a gente importante para ti y crear una buena relación y finalmente tienes que dar seguimiento efectivo.

Empecemos.

1. Cómo crear una lista de conexiones vitales

El primer paso es hacerte tres preguntas disparadoras.

A: Quién debo conocer.

Probablemente, si trabajas en una empresa debes conocer al presidente del consejo. Por otro lado, hay autores de libros que te han inspirado. Artistas que te han tocado el corazón, al igual que reporteros que te han abierto los ojos. También hay figuras sociales y científicos que están comprometidos con la sociedad. Hay un mundo ahí afuera esperándote, si simplemente asumes tu grandeza y te das el propósito de acercarte, presentarte y transformar tu vida.

Resulta que la gente exitosa es de la gente más accesible, si ven en ti, honestidad, pasión y propósito.

Un estudio de Linkedin encontró que toda la gente está separada por un factor de 4.7. Esto es que tú puedes llegar a cualquier persona en el plantea que te interesa a través del amigo, del amigo, del amigo, del amigo con simple pedir y jalar la hebra.

Entonces algunas fuentes a tu alcance para llegar a personas importantes para ti: gente en la empresa en la cual trabajas o gente en empresas en las cuales has trabajado. Proveedores y socios de negocio. Compañeros de estudio de primaria, secundaria y universidad. Si tienes hijos, los padres de los amigos de tus hijos. Poderosísimo. Contactos en redes sociales… Haz el ejercicio y verás el universo de contactos que ya tienes y que te pueden presentar a gente importante para ti.

B: Dónde debo ir.

Dice el director de cine Wood Allen, “El 90 % del éxito es simplemente hacerte presente.” ¡Y tiene toda la razón! Otra fuente vital para hace networking es ir a lugares donde gente a fines se reúne. Piensa en eventos, seminarios y cursos de tu gremio o de otros gremios. Aquí conocerás a personas que quieren crecer y están deseosos de conectar. (En un blog futuro te explicaré como capitalizar eventos y volverlos en tu fuente más rentable de negocios).

C: Dónde me debo inscribir.

Finalmente, tienes que pensar en crear relación más profundas y trascendentes. Piensa en qué asociaciones profesionales, sociales o de tiempo libre, sería importante frecuentar. Muchas de las personas más exitosas participan en asociaciones. Es su forma de devolverle a la sociedad un poco de lo mucho que han recibido. Es el lugar perfecto para conocerlas y hacer amigos de crecimiento que te apoyarán y te exigirán de ser todo lo que puedes y debes ser.

Esta lista es básica para tu éxito presente y futuro. Desarróllala ya, ¡no cuando estás buscando trabajo!

Recuerda que en la era de cambio exponencial, tienes que dedicarle tanto tiempo a tu crecimiento personal, como le dedicas a tu trabajo profesional, para evitar que el futuro te vaya a arrollar.

2. Ahora que ya tienes tu lista, es vital entender cómo acercarte a personas importantes para ti y ser bienvenido.

La regla básica es dar para recibir. Veamos cómo funciona.

Siempre piensa primero ¿Cómo puedo ser útil a esta persona?

Antes de entrevistarte con él o con ella investiga quién es. Qué le mueve. Cuáles son sus mayores éxitos dentro y fuera del negocio. Y qué está pasando en su empresa o en su vida.

¡Conocer es el máximo halago!

Ahora ve y pregúntale ¿Cómo te puedo ayudar? No pidas nada a cambio, simplemente ofrece ayudar.

Te platico de una anécdota de un chico que quería trabajar en una cadena de tiendas de ropa. En vez de ir y pedir empleo a través del canal formal de reclutamiento y selección, llega a la tienda que le interesa y le pregunta al encargado si le puede ayudar doblando camisas.

El encargado extrañado le pregunta, ¿Pero porqué quiere hacer eso? A lo que él responde que le gusta la marca y que le parece que les podría venir bien un poco de ayuda. A lo que el encargado responde: adelante.

Durante un par de horas dobla camisas y se va.

Al día siguiente, llega y también durante un par de horas se pone a doblar camisas. Y cuando se está retirando el encargado corre hacía él, lo para y le pregunta, ¿Te gustaría trabajar aquí? a lo cual él responde que sí.

Fíjate lo que pasó. Al ir enfrente de la situación y añadir valor, en menos del tiempo que le hubiese tomado ir a llenar una solicitud y pasar por un engorroso sistema muy competido, él ya consiguió el trabajo que quería.

Y el mismo principio opera para todo en la vida. Si quieres llegar a ocupar un puesto en el consejo de administración, ponte a hacer el trabajo que se requiere y cuando el momento es oportuno, tú serás el candidato natural.

3. Finalmente, está el dar seguimiento.

Ahora, que tienes tu lista y te has acercado a la gente con la que te interesa desarrollar una relación, es el momento de clasificarlos a todos en A, B y C y dar seguimiento:

¿Cómo funcionaría en relación con cumple años? Un ejemplo: a los A los invitas a comer, a los B les llamas por teléfono y a los C les mandas una postal.

Y una estrategia de comunicación podría ser que a los A das seguimiento mensual. A los B das seguimiento trimestral. Y a los C das seguimiento anual.

También puedes poner alertas en Google y Facebook sobre temas que les interesan a tus contactos A y compartirles información relevante y oportuna.

Finalmente, un blog quincenal como este, es una gran forma de mantenerte presente.

En resumen. El crear y explotar una estrategia detallada de networking es vital para tu felicidad, éxito y trascendencia personal y profesional. Sigue estos tres pasos y tu vida florecerá. ¡Hazlo ya!

Como siempre te recuerdo que eres grande y que la vida exige tu grandeza. Te mando un fuerte abrazo, hasta el próximo comentario.