Hoy te quiero hablar acerca de Ray Kurzweil, el tecnólogo, futurólogo y comunicador que más me ha influenciado e inspirado a estudiar megatendencias.

Algunos lo describen como el genio implacable. La revista INC, le otorga el título del legítimo heredero de Thomas Edison. Es el cocreador de Singularity University con Peter Diamandis. Autor de 5 libros bestsellers, entre ellos “Como construir un cerebro” y “Viaje Fantástico: cómo vivir lo suficiente para vivir para siempre”. Ray también es receptor de 21 doctorados honoris causa, un Grammy y tres reconocimientos presidenciales. Y desde el 2012 es Director de Tecnología de Google, donde tiene para jugar el acervo de información más grande del mundo.

Sin duda, la salud siempre ha sido un foco de pasión para él. De joven le da diabetes de tipo II, y se cura a sí mismo, gracias a una programa nutricional que él mismo desarrolla. Ahora a sus 71 años, no quiere simplemente dominar la remisión de la enfermedad, sino, descubrir la fuente de la eterna juventud y extender en forma radical su vida.

Entre sus predicciones controversiales declara, que para el año 2030 se llegará a lo que él llama la primera fase de la singularidad, que es cuando la biología y la tecnología se funden. De acuerdo con él, este binomio va a impulsar lo que él denomina “La Velocidad de Escape de La Longevidad”. Esto es, que a partir del 2030 los adelantos científicos van a extender la vida humana más de un año cada año, y por lo tanto vamos a iniciar la cuenta regresiva de la edad, que nos permitirá, si así lo deseamos, vivir para siempre.

¿Absurdo? ¿Perverso? ¿Sublime?

Él dice, que es cierto que por más que hagamos, todavía podrías ser arrollados por un camión. Aunque, añade con cierto humor, que también, por ello estamos afrontando este riesgo con la creación de autos autónomos, jajajajaja.

Aquí la gran pregunta es, OK, no suena mal vivir más años, ¿pero en qué condición? Nos viene a la mente el mito griego de Titón, el joven y bello mortal, amante de la diosa Eos. Ella le pide al dios Zeus que le otorgue al mortal vida eterna. Lo se le olvida a ella es que no se trata únicamente de pedir vida eterna, sino también eterna juventud. Y por lo tanto Titón, vive para siempre, pero cada vez en mayor y mayor decrepitud.

Por lo tanto, cuando soñamos con la fuente de la eterna juventud hay que pedir, que en la ecuación se estipule un cuerpo estético, una mente clara y plena movilidad.

Hoy dicen que los sesenta son los nuevos cuarenta. A ver si en un futuro, no dicen que los ciento cincuenta son los nuevos sesenta.

Hoy ya hay avances espectaculares en el uso de impresoras 3D, que nos permitirán en los años por venir, imprimir órganos de remplazo con nuestro propio ADN. Al igual que hoy ya hay avances impresionantes en inmunoterapia que nos está permitiendo reprogramar nuestro sistema inmunológico para aplastar el cáncer. Y si eso fuese poco, ya que estamos viendo grandes avances en nanotecnología que nos llevará a crear computadoras del tamaño de células y neuronas, que se fundirán con nuestra biología para impulsar nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Sin duda, estamos ante uno de los momentos más trascendentes en la historia de la humanidad. ¿Pero cómo ve Ray el aumento de población y cómo darnos casa, comida y bienes materiales?

Él dice que estamos entrando en una era de abundancia gracias al desarrollo de la tecnología. Cada año duplica su poder mientras caí su precio a la mitad. Esto implica que para el año 2050 va a haber energía abundante, limpia y barata para toda la humanidad producida a través del sol y del aire.

Por otro lado, lo mismo pasará con la comida. Gracias a las granjas verticales en ciudades y a la producción de carne en laboratorio, todo el mundo tendrá comida sana, deliciosa y económica a la mano. Al mismo tiempo, se liberará el 80 % de la tierra que hoy se dedica a la ganadería y agricultura y esto permitirá su regeneración y recuperación de la ecología.

También prevé que el ser humano redefinirá la finalidad de su quehacer, de trabajar para impulsar un fin económico, a trabajar para impulsar un fin trascendente y humano.

Sin duda estamos ante un momento inédito. ¿Nos espera un desenlace apocalíptico o glorioso? Depende de ti y de mí.

Como siempre te recuerdo que tú eres grande y que la vida exige tu grandeza.