Esta Navidad te invito escribir tu manifiesto de amor a la vida, compartirlo con tus seres queridos e inspirarlos a ellos a hacer lo mismo.

La vida!!! Wow

Detengámonos un momento a reflexionar, o aun mejor permitámonos hacer un viaje a través de la imaginación al momento de nuestra concepción, cuando el óvulo de nuestra Mamá y el espermatozoide de nuestro Papá se unen para revivir el “big bang” de la creación y dar inicio a ti. Boom. Bam. Pow. Yeah. La fiesta inició. ¡Estás aquí! El regalo de la vida está en ti. ¡Sí en ti en y en mí! ¡Estamos aquí, aquí, aquí!

Y este canto a la vida me trae a la mente una estrofa de un poema de Pablo Neruda, que celebra la concepción:

      Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos

      te pareces al mundo en tu actitud de entrega.

      Mi cuerpo de labriego salvaje te socava

       y hace saltar al hijo del fondo de la tierra.

Boom. Bam. Pow. Yeah. La fiesta inició. ¡Estamos aquí!

Inhala, sonríe, exhala da gracias desde lo más profundo de tu ser. Una vez más. Inhala, sonríe, exhala da gracias desde lo más profundo de tu ser. Gracias, gracias, gracias vida por este regalo insuperable.

¿Entonces, qué debe decir nuestro manifiesto?

Debe agradecer a la vida, desde el fondo del corazón el milagro de estar vivo.

Agradecerle el amor que nos envuelve. Las hermosas personas que están y han pasado por nuestra vida. La risa de las niñas y de los niños. El canto de las aves y el vuelo de las mariposas. La fiesta de la mascota que nos recibe en casa. El aplomo y la generosidad del árbol que nos alimenta con su fruto. Y el sol que nos abraza en la mañana.

¿Qué debe decir nuestro manifiesto de amor?

Gracias, gracias, gracias vida por el regalo de estar aquí. Gracias por permitirme ser testigo y partícipe de la creación. Gracias por el amor tierno, al igual que el desgarrador. Y gracias, gracias, gracias por tanta belleza a mi alrededor.

Ah!!! Acabo de tocar un punto fundamental. Partícipe de la creación. ¿Qué significa ser partícipe y que debemos declarar en nuestra manifestación de amor al respecto?

Sé que estar aquí no es gratuito. Que la vida conlleva responsabilidad. Te pido que me brindes conciencia y sabiduría para cumplir la misión encomendada de adelantar la creación, y entregar a la siguiente generación, un mundo mejor que el que yo recibí.

Gracias, gracias, gracias por este regalo de vida y por la misión sagrada que encomienda.

Permíteme, un día más, para entregarme en cuerpo y alma a trabajar incansablemente para ser digno de este obsequio impagable, este infinito acto de amor, que se llama vida.

Mientras tu regalo de la vida fluya por mis venas, declaro que cada día que me permitas permanecer aquí, me esforzaré por ser una persona cada vez más positiva, propositiva y humana. Una luz que ilumina y guía el camino del amor. Un imán que atrae e inspira. Y una fuerza que educa y exige y hace crecer la coherencia, el amor y la felicidad.

En conclusión.

Esta Navidad te invito a escribir tu manifiesto de amor a la vida y compártelo con tus seres querido e invítalos a que ellos a su vez escriban el suyo, y que juntos construyan un mundo mejor.

Todas las grandes obras han iniciado por un sueño. Un sueño de grandeza. Un sueño de asumir responsabilidad y construir un mundo mejor.

Esta Navidad regala coherencia, grandeza y amor. Pon el ejemplo e inspira. Pon el ejemplo y transforma. Pon el ejemplo y trasciende. Escribe tu manifiesto y compártelo y ponlo en práctica el año por venir.

Feliz Navidad y un próspero año nuevo.

Mac Kroupensky