Hoy quiero hablar del futuro del comercio y cuales son las amenazas y oportunidades que se vislumbran en el futuro.

Sin duda la mayor amenaza es y será la pérdida de empleo de una gran cantidad de trabajadores que atiende en todo tipo de comercios, y que no se percatan de la eminente transformación que se avecina.

Ellos y ellas parecen confiados que con un nivel de servicio mediocre sus empleos están asegurados y que el cambio que está arrollando a otras industrias no los va a alcanzar.

Permíteme poner esta situación en perspectiva, citando una cuantas megatendencias que se avecinan:

Transformación de tienda en escaparates. En el futuro, debido al alto costo de los bienes raices y gracias a nuevos sistemas de producción digitales, las tiendas ya no van a ser grandes bodegas donde se almacenan todas las tallas y modelos para que el cliente las pueda probar y comprar. Más bien, la tienda del futuro va a ser un escaparate donde vas a ver un mundo de diferentes opciones y probarlas en un ambiente lúdico, que es una mezcla entre el mundo físico y virtual, para ir definiendo exactamente la prenda que quieres, en cuanto a color, textura, corte y tamaño. De ahí tu prenda personalizada se mandará a confeccionar exactamente a tu talla y al día siguiente la recibirás en tu hogar. Incluso en algunos casos la prenda se confeccionará mientras tú vas a comer y podrás regresar por ella en un par de horas.

Información inteligente. Otro cambio será que el asistente de la “tienda” dejará de ser un toma pedidos y acomodador y se convertirá en un asesor con un profundo conocimiento del mercado y del producto. Además, en un mundo de Apps, el asesor contará con información relevante sobre el cliente que le permitirá personalizar aún más la recomendación.

Un buen ejemplo del futuro que ya llegó son las tiendas de Apple, donde los que te atienden no se llaman vendedores sino “genios”. Te incitan a tocar y jugar con los productos, lo cual genera cercanía y sentido de propiedad, mientras te hablan de sus virtudes. Al igual que las tienda están habilitadas con tecnología de punta que interactúa con tu teléfono inteligente para brindarte información personalizada de acuerdo con tu perfil e historial de compra.

No más cajeros. Otra transformación importante son los sistemas de pago. Opciones como Apple Pay, Google Wallet y ahora Amazon Go, el sistema de carrito virtual en el mundo real más avanzado en la actualidad, eliminan la necesidad para hacer cola o pasar a la caja a la salida de la tienda. Con él simplemente pasas tu teléfono por encima de un lector al entrar a la tienda y lo guardas. Tomas lo que quieras, se carga automáticamente a tu cuenta de Amazon Go y sales de la tienda sin mayor complicación. (aquí puedes ver el sistema en acción en una de sus supermercados en Seattle, Washington: https://www.amazon.com/b?node=16008589011 ). En breve van a extender su funcionalidad a un sinfín de comercios alrededor mundo. Di adiós al puesto de cajero.

Centros comerciales vivenciales. Pero probablemente el cambio más significante va a ser la transformación del concepto del centro comercial. Hoy, ante la facilidad de comprar en línea, el aspecto comercial no será suficiente para que la gente se desplace. Para que vuelvan a surgir, los centros comerciales del futuro van a tener que ser mucho más vivenciales, transformándose en proyectos que son a la vez comerciales, turísticos, de entretenimiento y culturales.

La empresa que lleva la delantera en este tipo de oferta se llama Triple Five y son los creadores de lo que se considera el Mall del futuro (aquí lo puedes ver http://triplefive.com/en/pages/home). Simplemente, para darte una idea del potencial de este concepto, su “Mall of America” en la ciudad de Mineápolis, tiene más de 520 tiendas y todo tipo de atracciones, que atrae a 40 millones de visitantes al año. Pongamos esto en perspectiva, Disney World en Orlando recibe a 17 millones de visitantes al año. Wow.

Todavía me acuerdo, cuando hace años visité el Mall, me llamó la atención que adentro había una gran montaña rusa y también recuerdo la hamburguesa de Portobello que comí ahí, la mejor que he probado en mi vida.

En abril del 2019 van a abrir en Nueva York “American Dream”, el mall vivencial más avanzado del mundo, que por cierto hospedará un concepto creado en México, Kidzania. A eso súmale una montaña nevada de 250 metros de altura para esquiar los 365 días del año (la primera fue en un centro comercial en Dubái). Un parque acuático de 32 mil metros cuadrados, un acuario, montaña rusa, teatros, centro de convenciones y hoteles, aunados a la selección de tiendas y restaurantes más amplía del mundo.

¿Qué significa todo esto?

Significa un cambio fundamental en el comercio, en la estructura de los centros comerciales, en las tiendas, y las funciones de los encargados.

Y aunado a ello súmale un nuevo consumidor que tiene otras expectativas y hábitos de compra. Los Millennials y los Gen Z poseen una cosmovisión diferente a la Generación X y a los Boomers. Y hoy los Millennials ya representan el 35 % de la fuerza laboral del mundo y en 10 años ellos y los Gen Z serán los que mandan. Es urgente entender sus valores y hablar su lenguaje en cuanto a la tecnología.

En conclusión, para que la fuerza laboral que hoy trabaja en el comercio no sea arrollada por el futuro, tiene que prepararse YA para poder incrustarse en el nuevo ámbito que se aproxima a gran velocidad. La nueva máxima es: más tecnología y más humanidad, el binomio del futuro.

Hay que ponerse a estudiar y convertirse en alumnos de por vida. Hay que pasar de vendedor a asesor. Piensa Apple. Y aprender el nuevo lenguaje de la tecnología.

Nota, si te interesa estos temas como a mi, te recomiendo el nuevo libro de Andrés Oppheimer, ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización.

Con eso concluyo mi comentario de hoy. Y como siempre te recuerdo que tú eres grande y que la vida exige tu grandeza.