La era de la inteligencia artificial ha llegado y con ella una verdadera amenaza al empleo.

Muchos de los magnates de la tecnología están preocupados y están proponiendo como solución lo que se conoce como las tres “R”s: Reducir, re-entrenar y redistribuir.

Veamos cada una de ellas.

Reducir

Aquí la idea es reducir la semana laboral a tres o cuatro días para repartir entre más personas el escaso empleo que quedará. Entre los proponentes de esta solución están Larry Page de Google y Carlos Slim de Telmex.

Re-entrenar

Esta es la más popular. Aquí se propone que la corporación asuma mayor responsabilidad y re-entrenar a su gente y los capacite para seguir siendo productivos en la era digital.

También promueven concientizar a la sociedad de que no dependa exclusivamente de las instituciones para su formación, sino que ellos asuman mayor responsabilidad y adopten el aprendizaje de por vida, como la gran solución al desempleo.

Redistribuir

El más controversial, es el “Ingreso Básico Universal”. Magnates como Chris Hughes, co-fundador de Facebook y Sam Altman, director de la aceleradora de negocios Y Combinator, proponen redistribuir parte de las ganancias generadas por la inteligencia artificial, como un ingreso básico que se dará a todos los ciudadanos de un país.

Ellos temen que los cambios generados por la IA serán demasiado rápidos y profundos, y que ni la semana más corta, ni la educación continua podrán obviar la ola de desempleo. Por lo tanto, dicen que hay que adelantarse a la amenaza y asegurarse de que la gente no se quede sin dinero.

Creo que cada una de estas soluciones tienen su semilla de virtud, pero como dice Kai-Fu Lee, fundador de Google China y ahora uno de los capitalistas de riesgo más importante en el desarrollo de start-ups enfocados a la inteligencia artificial en China, se quedan cortas.

Por cierto te recomiendo su libro “AI Superpowers: China, Silicon Valley and the new world order” (Superpoderes en Inteligencia Artificial y el nuevo orden mundial entre China y Silicon Valley) que ofrece una visión china del entorno. Interesantísimo.

Pero regresemos a nuestro tema. La amenaza del desempleo es real y hay que realmente profundizar en el tema para que a corto plazo no nos encontremos rebasados por haber tratado de simplemente salir del paso con soluciones oportunistas, que no resuelven el problema de fondo, que es cómo construir una sociedad más apta para humanos.

Como dice Kai-Fu Lee, hay que cuidar que el movimiento del “ingreso básico universal” no sea simplemente una medida pragmática de los magnates de la tecnología, que buscan evitar ser atacados por la sociedad, como los villanos del desempleo. WOW.

¿Entonces cuál es la solución?

Sin duda, yo estoy todo a favor de la formación de por vida. Sin embargo, en un mundo saturado de información, no es suficiente ofrecer un sin fin de opciones y esperar que la gente sepa hacer la mejor elección.

Para poder hacer frente a la disrupción de la inteligencia artificial hay que enseñar a la gente cómo interactuar con ella, creando una nueva academia que se especializa en cómo preparar al ser humano a capitalizar la IA, para desdoblar su capacidad productiva e intelectual.

Esto también nos ayudará a todos a entender mejor y a cuidar más de cerca el desarrollo de la IA, y asegurar que se use para potencia y no alienar al ser humano.

En cuanto al ingreso básico universal, entiendo la postura de Kai-Fu Lee y comparto con él que simplemente aventarle dinero al desempleo no lo va a solucionar, aunque si considero vital ofrecer una red de seguridad mínima a la gente que permita conservar la dignidad humana.

Pero, si queremos construir una sociedad más apta para humanos, requerimos redefinir el sentido del empleo en la era de la IA.

Sin duda, el empleo rutinario va a desaparecer. Y es una cosa buena. El tener al ser humano haciendo tareas repetitivas que una máquina puede hacer mejor que él o ella, no es una fórmula para una vida digna y significativa.

Ahora, estamos llamados a redefinir lo que significa ser humano y valorar nuestra humanidad, que es lo que nos hace únicos y diferentes de las máquinas.

Las dos profesiones proyectadas a tener el mayor crecimiento en los próximos 10 años en EU están relacionadas con el cuidado de personas y el apoyo en cuestiones de salud. Sin duda hay demanda. El problema es que son profesiones súper mal pagadas. Otras que tienes que ver con el cuidado de personas ni se pagan, cómo es el cuidado de nuestros padres e hijos y parientes con necesidades especiales.

Si queremos tener una sociedad que funcione en la era del la IA, hay que redefinir el empleo de algo que añade valor a un proceso económico, a algo que añade valor a la humanidad. Pasar de una mentalidad de escasez, en la cual el objetivo es ver cómo extraer en máximo de valor del sistema, en el menor tiempo posible, a uno en el cual transformamos el pensamiento a uno de abundancia, en el cual vemos como generar el máximo de valor para todas las partes involucradas.

Escuchemos a Larry Fink de la empresa de inversión BlackRock que hace un llamado para que las corporaciones asuman responsabilidad no simplemente por maximizar los ingresos para los inversionistas, sino también que asuman responsabilidad por el bienestar de sus clientes, sus empleados y por la sociedad en general.

En conclusión, para enfrentar la crisis del desempleo hay que usar parte de las ganancias generadas por el aumento en productividad de la IA, para fortalecer la sociedad. Impulsemos el cuidado de nuestros semejantes, la educación de cómo capitalizar la IA a favor de los seres humanos y el cuidado medio ambiente como profesiones vitales, dignas y muy bien pagadas.

Estamos entrando en una época en la cual nos toca tomar la decisión más importante de nuestra vida, ¿construir un mundo en el cual nos dará gusto vivir, o uno en el cual nos darán ganas huir? La decisión es tuya y mía.

Apostémosle a ganar.