En este podcast analizamos la importancia de regular el dialogo interno negativo y substituirlo por un diálogo interno positivo, dado que este simple hecho puede cambiar nuestra capacidad para alcanzar el éxito más que cualquier otra actividad que podríamos emprender. Liga al podcast.

¿Cuántos pensamientos pasan por nuestra mente cada día?

  • 10,000
  • 50,000
  • 100,000

Estudios recientes han determinado que pasan diariamente por nuestra mente 50,000 pensamientos. Y cada una va creando y reforzado la imagen que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

Por eso hay que entender como funciona nuestra mente para tomar control de nuestra vida y alcanzar el éxito y la felicidad.

Para empezar, hay que tener mucho cuidado con la forma que procesamos los comentarios negativos que hacen otras personas de nosotros, porque corremos el riesgo que sus juicios minen nuestra autoestima y productividad.

Déjame darte un ejemplo:

Imaginémonos que estamos en primaria y que hacemos una reflexión que molesta al maestro. Él nos dice que somos unos tontos, e incita a la clase a burlarse de nosotros. Después en camino a casa pensemos cuatro o cinco veces en lo que pasó y cada vez que lo revivimos dentro de nuestro subconsciente es como si el acontecimiento se repitiera cuatro o cinco veces más en la realidad. Cuando llegamos a casa y nos pregunta nuestra Mamá que tal nos fue en clase, otra vez lo revivimos. Y durante la noche no podemos dormir porque lo repasamos una y otra vez en nuestra cabeza como si era una película, recriminándonos, eres un tonto, un tonto, un tonto.

Detengámonos un momento a pensar en lo que le ha sucedido a este chico. Resulta que este pequeño incidente que le pasó ayer en clase, hoy al levantarse ya lo ha revivido lleno de emoción en su cabeza 50 veces.

Recuerda esta cifra, pasan por nuestra mente 50,000 pensamiento por día. 50,000 oportunidades para fortalecernos o debilitarnos. Está en nuestras manos decidir como vamos a manejar ese diálogo interno.

Lo que hay que entender es que cada pensamiento que tenemos lo vivimos como si fuese presente. Y no importa si es algo que está aconteciendo en este momento o si sucedió hace cinco o diez años.

Todo ese diálogo interno que tengamos acerca de nosotros y de nuestra vida va definiendo nuestra cosmovisión. A la mejor son pensamientos a cerca de que tan valiosos somos, que maravilloso es el mundo y cuánta oportunidad nos espera con los brazos abiertos. O a la mejor es un diálogo interno acerca de que tan enojados estamos con el mundo, que pocas oportunidades vemos, cuanta envidia sentimos o que tan asustados estamos. Cada uno de estos pensamientos cargados de emoción van definiendo nuestro ser, y convirtiéndose en nuestra realidad.

Lo que pasa es que nuestro subconsciente al escucha este diálogo, lo registra y nos lo regresa como si fuese cierto, haciéndonos actuar como la persona que pensamos que somos.

Por lo tanto, hay que aprender a manejar nuestro diálogo interno y dejar de mal tratarnos y humillarnos y empezar a querernos y motivarnos.

Cada cosa que nos decimos nuestro subconsciente lo toma como una afirmación y entre más nos lo decimos, más se afirma y más nos convertimos en lo que estamos pensando. Y poco a poco, los pensamientos se acumulen para convertirse en creencias.

Regresemos al ejemplo de nuestro chico en primaria. Después de tanto diálogo interno llega el momento en el cual su subconsciente busca callar la voz, dándole razón y afirmando que lo que se repitió una y otra vez es cierto. Que lo que dijo el maestro es cierto, que tenía razón, que es tonto. Y así, sin darse cuenta poco a poco ha desgastado su ánimo, convertido ese comentario cruel y mal intencionado en un presagio que definirá su visión de quien es y su futuro.

Pero no termina ahí, cuando no entendemos como funciona la mente, el proceso de recriminación se vuelve un hábito y cada vez que hacemos algo que no nos gusta nos preguntamos, “que rollo conmigo” y nos disponemos a responder: pues te acuerdas esa vez en primaria, y esa otra vez con la novia y esa otra vez en el trabajo y de pronto hemos sacado todo nuestro repertorio de autoflagelación. Y cada vez que lo recordamos lo revivimos como si nuevamente estaba pasando en este momento y con cada pasada reforzamos la idea negativa de nosotros mismos.

Y entre más sigue este diálogo interno negativo, mas se merma nuestra autoimagen y como consecuencia nuestra productividad. ¡Qué desperdicio!

Es urgente que aprendamos a regular el dialogo interno negativo y substituirlo por un diálogo interno positivo. Este simple hecho puede cambiar nuestra  capacidad para alcanzar el éxito más que cualquier otra actividad que podríamos emprender. ¡Aquí radica el secreto para revolucionar nuestra vida, la productividad y el mundo!

Por lo tanto hay que aprender a reconocernos cuando hacemos las cosas bien y afirmarnos. E incluso  animarnos a hacer las cosas bien antes de que las hagamos. La buena noticia es que es posible aprender a desarrollar un diálogo interno positivo que nos anime y que programe nuestra mente a ver posibilidad que atraigan el éxito. Porque al cambiar nuestra imagen de quienes somos, automáticamente aumenta nuestra autoestima y por ende nuestra productividad.

Te invito a estar atentos al diálogo interno que nos brinda 50,000 oportunidades diarias para crecer y prosperar. Usémoslo a nuestro favor. Ahí está el secreto para convertirnos en las personas emprendedoras, positivas y felices que tanto añoramos.

3 replies
    • kroupensky
      kroupensky says:

      Que bueno que te llegó en el momento que lo necesitabas.
      Un pequeño ejercicio: Piensa en 10 cosas de las cuales estás orgullosa. Hazte una foto en tu mente de ese momento y saborea la emoción.
      Repítelo diariamente para fortalecer tu autoestima, positivismo y felicidad.
      Abrazo, Mac

      Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *