El 1.º de julio 2018 se escuchó el reclamo. Estamos hartos de la corrupción y de la falta de estado de derecho. Yo me uno a ese reclamo. Sr. presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, acabe con la corrupción. ¡Instituya Blockchain!

La corrupción es el impuesto más caro que existe. De acuerdo con el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), se estima que la corrupción le cuesta a la nación el equivalente a 9 % de su PIB. Dicho en sus palabras, “Los políticos corruptos del país se están robando lo equivalente al 20 % del presupuesto nacional” que otra vez da el 9 %. Criminal.

Hoy usted y a su equipo de transición están iniciando la planeación para el presupuesto 2019, quiero convocarlos a que sean visionarios, valientes y audaces.

Vivimos tiempos extraordinarios en los cuales las nuevas tecnologías, aplicadas con inteligencia y oportunidad, pueden ayudarnos a erradicar el robo presupuestal y dar sustento a “la cuarta revolución mexicana” que usted promueve.

No hay tiempo que perder. Le invito a abrazar el futuro e instituir, a partir del siguiente ejercicio presupuestal, el mecanismo tecnológico más moderno, poderoso y transparente que existe para administrar el gasto gubernamental.

Propongo que se instituya como plataforma y columna vertebral para administrar el presupuesto el revolucionario sistema de cómputo conocido como “Blockchain”.

A diferencia de las tecnologías tradicionales que permiten gran discrecionalidad de acuerdo con la programación y los reportes, el sistema del Blockchain se basa en una cadena única de datos, la cual genera un registro inviolable de cada paso que da el dinero. Esto ofrece 100 % de transparencia, al igual que una prueba fehaciente de cualquier desviación que sufra el dinero por pequeña que sea, para rectificar y castigar al ofensor. Un sistema, que una vez instituido, se vigila solo.

Otra ventaja es la seguridad del sistema. A diferencia de los sistemas centralizados que son sujetos al jaqueo, el Blockchain es un sistema distribuido que reside en todas las máquinas que lo acceden, lo cual lo hace virtualmente inviolable.

Finalmente, si el presupuesto de Hacienda se administra a través del Blockchain, todos los ciudadanos podremos verificar en tiempo real que está pasando con nuestros impuestos, y la discrecionalidad de la cual han lucrado los políticos corruptos desaparecería para siempre.

Pero no termina ahí. Una vez instituido el Blockchain en Hacienda se puede, y se debe extender a los sistemas de recaudación, salud, identidad y votación.

Ante grandes retos, grandes soluciones.

La virtud del Blockchain en el mundo ya está probada y hay suficiente evidencia de sus fortalezas para justificar instituirlo con confianza en México. Hacerlo nos permitirá lanzar al país a la punta de lanza de fortaleza gubernamental. Una fortaleza que impulsará a la nación a ser una de las 10 grandes economías del mundo. Una nación que opera con estado de derecho y que fomenta la prosperidad para todos.

A continuación, comparto algunos casos ilustrativos de la proeza del Blockchain. El desarrollo más completo de la implantación del sistema que opera en Estonia a través de su tarjeta de administración ciudadana. Otro proyecto importante lo está realizando el ministerio de turismo de Dubái. Pero probablemente el más significativo es el de La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, conocida como DARPA, del gobierno de Estados Unidos. Ellos planean utilizar el Blockchain como columna vertebral de inteligencia y seguridad nacional.

Finalmente, en el ámbito privado el uso del Blockchain no se queda atrás. Además de ser la columna vertebral de las criptomonedas, hoy el Nasdaq lo está utilizando para transparentar las transacciones financieras.

Por lo tanto, a través de este blog, Sr. Presidente electo, lo invito, lo exhorto, le ruego a usted y a su equipo de transición a abrazar esta recomendación. Ha llegado el momento de tomar control de las finanzas públicas e iniciar con fuerza y determinación la erradicación de la corrupción y la institución del estado de derecho que usted denomina la cuarta revolución mexicana.

Hoy usted cuenta con nuestro respaldo. Úselo bien. Trascienda. Pase a la historia como el Gran Presidente que impulsó a México al primer mundo.

Atentamente,

McNeely Kroupensky