, , , , , , , , , , , , , , , ,

Programa despedida Radio Red ¿Estamos ante el fin del consumismo?

Está semana, después de 10 años, este miércoles 17 de agosto concluí el ciclo de comentarios quincenales en Radio Red.

Han sido 10 años llenos de aprendizaje y alegría compartiendo con mis radio escuchas mis descubrimientos semana a semana del maravilloso mundo en el que vivimos y las grandes oportunidades que existen si asumimos nuestra grandeza y hacemos el bien BIEN.

A continuación comparto contigo el comentario. Te comento que seguiré escribiendo mis blogs quincenales y enviándotelos. seguimos en contacto.

COMENTARIO

Hoy es mi último comentario quincenal en el noticiero. Por lo tanto me gustaría iniciarlo como lo hicimos durante tantos años con una pregunta.

Mi querido Sergio y mi querida Lupita. La pregunta de hoy: ¿Se aproxima el fin del consumismo?

– Si
– No
– ¡Qué pregunta aterradora!

Sin duda es una pregunta que puede aterrar a más de uno porque hemos estado inmersos en un modelo económico basado en el consumo donde el grito de guerra ha sido “dime que tienes y te diré quién eres”.

Sin embargo se vislumbra en el horizonte un nuevo modelo económico, no basado en el poseer, sino en capitalizar los bienes compartiéndolos. Unos la llaman la economía colaborativa, otros la economía compartida.

Un buen ejemplo del fenómeno en México es la eco bici que nos permite tener todos los beneficios de una bici para movernos en la ciudad, pero sin ninguno de los inconvenientes.

Un estudio reciente encontró que muchos jóvenes están cuestionando los beneficios de poseer.

A diferencia de mi época, en la que nos endrogábamos con un crédito carísimo para comprar un auto, para apantallar a gente que no queríamos con cosas que no necesitábamos, hoy cada vez más jóvenes dicen que ya no les interesa la bronca de poseer. Explican que quieren una vida más ligera, movible y dinámica.

Y si les preguntas si quieren comprar un auto te responden, ¿Para qué quiero comprar todos los problemas de un auto? Que lo rayen. Que lo roben. La estacionada. El mantenimiento. El seguro. La mensualidad. Etc. Etc. Etc. Mejor un Uber. Pago sólo por lo que uso. Es más barato. Es más fácil. Es mejor.

Y entramos en la era de la Uberización.

Ya no es simplemente el Uber que nos transporta, sino los mil y uno nuevos servicios Uberizados que están surgiendo. Quieres flores, servicio de lavandería o un doctor a casa, los nuevos servicios Uber X te lo resuelven.

Quieres siempre tener la última versión de software, entonces contrata SAAS (software como un servicio). Te falta una herramienta ve al TechShop. Incluso si quieres asesoría profesional para siempre estar a la moda, suscríbete a Stitch Fix si eres mujer o a Bombfell si eres hombre y recibe en tu casa la ropa que necesitas, cuando la necesitas, para comprarla o rentarla, lo que te venga mejor.

Quieres disfrutar del último juego, película, música y libro, pues suscríbete a Playstation, Netflix, Spotify y Amazon Unlimited.

Y si requieres encontrar trabajo también la sociedad colaborativa es la solución. Sitios como Freelancer, Upwork y Toptal te acercan buen trabajo, bien pagado de acuerdo a tu reputación.

Y todo esto opera gracias a la nube, el sistema de sistemas que es la evolución del Internet. Miles de millones de computadoras sincronizadas que trabajan como una sola unidad para conectarnos, ofrecernos un sin fin de productos y servicios que mejoran nuestro nivel de vida, a un precio insuperable.

Ahora, es importante señalar que como todo gran cambio social conlleva grandes riesgos y oportunidades. La gran amenaza es que este modelo puede provocar una mayor concentración de riqueza y ampliar la brecha entre ricos y pobres.

Pero dependerá de nosotros. Hay que aprender a comprarle sólo a las empresas que generan valor real, profundo y duradero para sus clientes, sus colaboradores y la sociedad, mientras respetan la tierra.

El futuro está en nuestras manos. Como consumidores tenemos el poder para decidir que empresas van a vivir y cuáles van a morir con simplemente abrir o cerrar nuestras carteras a ellas. Ejerzamos nuestro poder. Seamos inteligentes. Seamos responsables.

Yo estoy muy optimista del futuro. Sí, hay que educarnos para aprender a vivir en la era digital y por eso estoy comprometido con ayudar a llevar a la sociedad moderna hacia un desenlace positivo.

La promesa de una sociedad post consumista es maravillosa.

El consumo desenfrenado es un modelo insostenible. Ni nos hace felices tener tantas cosas y la obsolescencia programada está destruyendo el medio ambiente y convirtiendo a la tierra en un inmenso basurero.

La promesa de una economía compartida es la solución. Que cada bien que se produzca se capitalice al máximo. Que ya no exista un taladro en cada hogar que se usa en promedio 20 minutos al año. ¡No! Mejor, cuando se requiera contratemos al Uber correspondiente para que nos lo traiga de inmediato. Paguemos por su uso y devolvámoslo. Más barato. Más racional. Mejor.

La visión a mediano y largo plazo es que con este modelo el costo de vida va a bajar radicalmente. El auto nos costará una décima parte. El taladro una milésima parte. Y el acceso a lo último y lo mejor crecerá exponencialmente.

Seamos positivos. Seamos optimistas. Lo mejor está por venir.

Entonces, al despedirme de este medio les invito a ustedes a que no perdamos contacto.

Hoy, en mi última intervención quincenal en este noticiero, pero mi misión continua. Estoy aquí para decirles que nos espera un futuro brillante si cada uno de nosotros asumimos nuestra grandeza y nos unimos para construir el mundo que deseamos.

Les agradezco a todos y cada uno de ustedes su amabilidad durante todos estos años por haberme permitido ser parte de su vida.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *