Taller de un día “De lo técnico a lo humano”

Principios para forjar grandes hombres e instituciones

Premisa

Vivimos una época sin precedentes para forjar grandes instituciones a través de grandes ser humanos. Sin embargo, para lograrlo hay que identificar una serie de ideas preconcebidas que destruyen valor y modificarlas.

Este taller ofrece información de punta sobre los últimos adelantos en formación cognitiva e institucional aunados a ejercicios estructurales y vivenciales que llevan a los asistentes a través de un proceso de visión y transformación personal y profesionalmente.

Entregable

Al haber concluido el taller los asistentes habrán adquirido importantes herramientas de inteligencia emocional que les ayudaran a mejorar sus relaciones interpersonales, capacidad de liderazgo, motivación y ejecución.

Descripción

Este taller parte del principio de que para ser un gran líder primero hay que ser un gran ser humano y se divide en dos partes: principios íntimos y principios profesionales.

Principios Intimos

Inicia el taller con el análisis de la nueva ciencia del bienestar desarrollada por la sicología positiva que identifica y desarrolla las fuerzas y valores humanos.

En esta sección el asistente verá estudios de los máximos exponentes de la materia: los profesores Martin Seligman y Barbara Fredrickson de la Universidad de Pennsilvannia y el profesor Shawn Achor de la Universidad de Harvard.

Para aterrizar los conceptos incluye diversos ejercicios de taller:

  • El primero es una evaluación en linea que realiza con la Universidad de Pennsilvannia que permite al participante identificar sus fuerzas rectoras y en base a ello analizar cuáles están aplicando en su vida y cuáles deben que desarrollar para ser más exitosos y felices.
  • El segundo ejercicio se llama “Consejo de mi viejo”: Este está basado en la metodología del “sico-drama” de Viktor Frankl, que permite al asistente identificar que debe cambiar, mejorar o eliminar en su vida para recuperar el equilibrio, contribuir y dejar legado.
  • Y el tercero es una dinámica lúdica y sabia que es ideal hacer en el exterior. Se llama “La risa es la mejor medicina.” Se basa en una nueva y poderosa técnica desarrollada por el Dr. Kataria que explota el poder de reír sin razón. Enseña como relajarse, y conectar fácilmente con otros. Al igual que a soltar aquellas cosas que no podemos controlar y  a no dejarnos enganchar por la negatividad.

Este conjunto ejercicios permitirá al asistente identificar la brecha entre sus fuerzas y su quehacer al igual que le permite un espacio para poner en orden asuntos vitales pendientes al mismo tiempo que disfruta profundamente de la alegría de vivir.

Después entramos en los principios profesionales.

En esta sección trabajamos sobre los principios de la revolución positiva dirigida hacía la institución y cómo construir grandes instituciones a través de explotar sus fuerzas.

El participante verá como la mayoría de las instituciones trabajan bajo el supuesto erróneo de arregla lo que no funciona y dejar que sus fuerzas se ocupen de si mismas. Y aprenderá cómo y porqué el líder necesita poner de cabeza muchos paradigmas para poder capitalizar las extraordinarias oportunidades que ofrecen el sistema positivo de gestión.

Constatará que para construir instituciones extraordinarias en la actualidad hay que enganchar a cada persona en la organización para compartir sus fuerzas. Y verá a través de casos de éxito como abrir el dialogo sobre lo positivo, y generar una experiencia de vida que transforma, enaltece y conduce a la acción decidida.

En esta sección se incluyen los siguientes ejercicios para personalizar la experiencia:

  • El primero se llama “Del trabajo a la vocación”: Este ejercicio permite a los asistentes desarrollar una sencilla y poderosa técnica para  profundizar en el valor real de su trabajo y el de sus colaboradores a través de preguntar cinco veces para qué sirve su labor.
  • El segundo se llama “Nuestros mejores momentos”. Este es un ejercicio realmente importante. Permite a los asistentes hablar sobre los mejores momentos que han vivido en la institución y analizar cómo capitalizarlos para convertirlos en una auténtica mística y fuerzas institucional.
  • Finalmente el último ejercicio aterrizar lo aprendido a una serie de acciones concretas que incluyen fechas, hitos y responsables para disparar nueva acciones que encaminarán a la institución a convertirse en un organismo más positivo, sano y vital.