, , , , , , , ,

Lifesaver: una solucionar más lógica al problema del agua

Hoy quiero hace una reflexión sobre los desastres naturales, los adelantos científicos y el agua potable. Cada vez que hay desastres naturales como los que nos acaban de azotar sucede lo mismo. Lo primero que escasea es el agua potable.

Son imágenes realmente trágicas. Nuestros hermanos y hermanas sumergidos en agua hasta la cintura y muertos de sed. Y me pregunto, con tanta agua y con tantos adelantos científicos no existe una solución rápida, eficiente y económica que permita transformar esa agua sucia, lodosa y hasta putrefacta, en agua potable para aliviar más rápidamente este sufrimiento, evitar enfermedades  y salvar vidas.

Por lo tanto me di a la tarea de investigar y descubrí que efectivamente SÍ hay nuevas soluciones a la mano. Que la ciencia ha avanzado a pasos agigantados y que hoy ya existen pequeños aparatos de uso personal que permiten purificar al instante hasta el agua más insalubre, utilizando sistema de filtrado basados en la nanotecnología, que lo hacen en forma rápida, eficiente y económica.

Déjenme platicarles lo que aprendí. Nuestra estrategia de éxito de hoy nos remonta al año 2005 cuando un ingeniero inglés llamado Michael Pritchard se encuentra atónito frente a las imágenes un nuevo desastre natural. Él se acuerda que hace apenas un año un tsunami en el Océano Índico devastó partes de Indonesia, Sri Lanka, India y Thailand, dejando a decenas de millones de damnificados y  a más de 250 mil muertos. Y ahora está viendo en la televisión cómo el huracán Katrina devastó a la cuidad de  Nuevo Orleans en Estados Unidos.

Michael, que es un experto en el tratamiento de agua,  y ve que en ambos casos la falta de agua potable se convierte rápidamente en uno de los problemas más agudos. Y que no es un problema privativo de los países del tercer mundo. Aun en Estados Unidos, el país más poderoso del mundo tardan cinco día para poder hacer llegar agua potable a sus damnificados.

Y se dice a si mismo, esto es absurdo, con los adelantos científicos actuales no es necesario dejar a la gente cinco días sin agua. Realmente, es arcaico transportar agua y repartirla a través de centros de distribución, obligando a la gente a desplazarse a buscarla y a regresar al centro una y otra vez hasta que se soluciona la emergencia. Y decide hacer algo al respecto y se pone a trabajar en una solución a la altura del Siglo XXI.

Ahora, transladémonos al año 2009. Michael está parado frente a la audiencia de TED y les dice: ¡Estoy enojado! En lo que hago este comentario 13 mil personas acaban de contraer diarrea y cuatro niños más han muerto por ser obligados a beber agua sucia. Por eso inventé,  “The Lifesaver bottle” que quiere decir en español “la cantimplora salvavidas”. Y la presenta a la audiencia.  No parece algo de alta tecnología. Tiene un filtro de un lado y una pequeña bomba que se activa a mano del otro. Sin embargo en sus entrañas es revolucionaria. A diferencia de otras soluciones para filtrar el agua sucia este purificador es una proeza de la nano tecnología que literalmente elimina del agua sucia, contaminada y virulenta el 100% de las bacterias, virus, hongos, parásitos y demás patógenos que afectan a la vida humana.

La nanotecnología es una nueva ciencia que está transformando al mundo. Trabaja a niveles de estructuras súper pequeñas. Específicamente un nanometro mide mil millonésimas de un metro y en este ámbito los científicos están trabajando con distancias que se miden en átomos.

Antes de este invento los mejores filtros accionados a mano en el mercado llegaban a filtrar hasta niveles de 200 nanometros que el suficiente para detener a la mayoría de las bacterias, pero los virus son otra historia. La mayoría de los virus son mucho más pequeñas que las bacterias midiendo apenas 25 nanometros.

La proeza del filtro “Lifesaver” es que filtra a niveles de 15 nanometros,  por lo tanto logra remover del agua todas las bacterias y todos virus que nos pueden perjudicar.

El sistema ha ido evolucionando y ahora viene en diferentes presentaciones. El producto de base es una cantimplora de 750 mililitros que pesa 625 gramos y tiene una capacidad de filtra hasta 6000 litros de agua. Simplemente destapas la base de la la cantimplora y la sumerges en el agua sucia o contaminada para llenarla. Le pones la tapa y bombeas unas cuantas veces. Destapas el otro lado y sale al instante agua cristalina lista para beber. También para uso más rudo, cuentan con un bidón de 19 litros con la capacidad de filtra hasta 20 mil litros de agua, a una velocidad de dos litros por minuto. Finalmente acaban de sacar un nuevo producto que es básicamente un popote que pesa 56 gramos que metes directamente en el agua sucia o contaminada y bebes a través de él agua limpia y cristalina. ¡Genial! Y este popote tiene una vida útil para filtrar hasta 1000 litros de agua.

¿Y su precio? Checando en Amazon.com, el costo del popote que puede filtrar 1000 litros de agua es $19 dólares o sea unos  $247 pesos, la cantimplora que puede filtrar 6000 litros de agua vale $2300 y un bidón de que sirve para filtrar 20 mil litros de agua cuesta $4750 pesos. O sea el costo para purificar un litro de agua a través del “Lifesaver” oscila entre los $0.25 y los $0.40 centavos dependiendo de la presentación. Contrastemos esto con el costo del agua que consumimos tú y yo. Un bidón de 20 litros en el supermercado cuesta $65 pesos, lo que nos da $3.25 (tres pesos con veinticinco centavos) por litro de agua purificada o sea 10 veces más caro. Y obviamente aquí los precios que estoy citando son precios al detalle en Amazon.com. Seguramente si el gobierno comprara a “Lifesaver” directamente al fabricante saldría mucho más barato.

Pero regresando a la ayuda humanitaria en los casos de desastre, la belleza de este tipo de solución no es únicamente que es barata y fácil de implantar, sino que permite que la gente no tenga que desplazarse una y otra vez para obtener agua y así poder permanecer en su comunidad para ocuparse de la reconstrucción.

Y ya que estamos hablando del agua, lo preocupante no es simplemente la calidad del agua durante los desastres, sino la calidad del agua en general. Una de las grandes problemas de salud pública en México, que se ha convertido en la decimocuarta causa de muerte en el país, son las infecciones provocadas por el consumo de agua de mala calidad.

Actualmente esta al aire un comercial de partido verde que habla de que están demandando el derecho al agua potable para todos y cada uno de los mexicanos y mexicanas, que de acuerdo a ellos hay 40 millones de nosotros no contamos con ella. Pues hasta que se pueda contar con una infraestructura  de agua potable a nivel nacional,  HOY ya existen los medios para brindarle a muchos de ellos acceso a agua limpia a menos de 0.25 centavos por litro. E incluso Michael Pritchard dice que al hacer números es mucho más lógico permitir que la naturaleza transporte el agua a través de los sistemas climáticos y que el hombre la recoja y purifique en sitio. Valido para el sureste mexicano. Más difícil en el norte del país.

Entonces para concluir. El tema del agua es candente y no va a desaparecer. Ha llegado el momento de revolucionar el pensamiento. De aprovechar los adelantos científicos para solucionar en forma más rápida, barata y eficiente los graves problemas sociales que nos aquejan. Invito a las autoridades a evaluar estas nuevas soluciones para acelerar el apoyo en momentos de desastre y al mismo tiempo fomentar un desarrollo nacional más rápido, lógico y eficiente.

Escuche aquí el comentario transmitido el 25 de septiembre 2013 en el noticiero de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez en Radio Red.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *