Hoy quiero ver contigo la importancia de la resiliencia; ¿cómo es que podemos tomar algo que parece a primera vista terrible, utilizarlo como trampolín para unirnos y transformarlo en una gran oportunidad? 

Tomemos por ejemplo el anuncio de Donald Trump, que se retira del Acuerdo de París, y saca a EE.UU. del protocolo para enfrentar el cambio climático. 

De acuerdo a él, dicho acuerdo limita su campo de acción para revivir las industrias petroleras y de carbón de Pittsburg y Detroit, yendo así en contra de los intereses de EE.UU.

Europa bajo el liderazgo de Angela Merkel responde que cierra filas para proteger lo que ella denomina la preservación de nuestra “madre tierra”. 

En EE.UU. las reacciones tampoco no se han hecho esperar. El jueves 1º de junio 2017, Elon Musk informa a Trump que se retira de las dos comisiones presidenciales en las que participaba; y un día después Bob Iger, CEO de Disney, hace lo mismo.

El lunes 5 de junio Apple, Amazon, Facebook, y Google, al igual que Microsoft, eBay, y Uber en conjunto con grandes Universidades cierran filas tras la campaña “We Are Still In” (Seguimos Comprometidos), para informar al mundo que el poder ciudadano norteamericano sigue vivo y con más fuerza que nunca.

Sin duda hoy vivimos en un mundo muy diferente al de nuestros padres, donde los medios de comunicación eran pocos y la información unilateral, por lo que se podía manipular a conveniencia.

Actualmente gracias al Internet, el flujo de información nos permite estar más lúcidos y mejor capacitados para tomar buenas decisiones. De igual forma, mediante el carácter interactivo de las redes, cada uno de nosotros puede alzar la voz y ser escuchado; cada uno de nosotros puede sumar su voz al llamado de la coherencia y la sustentabilidad.

Es entonces que, ante el momento histórico que vivimos el día de hoy, te invito a alzar la voz y a comprometerte con la sustentabilidad.

Tomemos este embate de miopía como un llamado a la grandeza, a pensar más allá de nuestros mezquinos intereses y convertirnos cada uno en “estadistas” de nuestro propio ámbito.

Personalmente agradezco a Trump su postura miope y arbitraria. Es precisamente lo que el mundo requiere para cerrar filas y de una vez por todas asumir su responsabilidad asegurando un mundo con un mejor futuro para nuestros días venideros.

Celebro esta muestra de resiliencia, que toma este embate y que lo usa para unir aún más a las personas conscientes tras una causa fundamental: asumir responsabilidad por la salud del planeta al igual que por el mundo que vamos a heredar a nuestros hijos y nietos.

Ahora sólo faltamos tú y yo.

¡Asumamos nuestra grandeza e impulsemos el cambio con mayor vitalidad! Enhorabuena Trump.

Hasta el próximo comentario.